Show Mobile Navigation

martes, 10 de octubre de 2017

,

5 pequeños cambios para introducir en la rutina

Alberto M - 17:55

Nos levantamos todos los días y tomamos el mismo café frente a una bandeja de entrada que estalla en mails. Sales a la calle, notas cierta apatía y sigues con ese recorrido que en ocasiones te gustaría que fuese distinto. Y así, durante el resto de un día con sus pequeñas alegrías pero a las que no le vendría mal otras nuevas. ¿Te atreves a introducir estos 5 pequeños cambios en la rutina?

Haz meditación 

A pesar de lo que muchos puedan decir, la meditación es una técnica oriental mucho más sencilla de lo que parece. Solo debes dejarte llevar y tratar de vaciar la mente de la forma que mejor se adapte a ti. Un soplo de aire fresco ideal para comenzar el día, dejar atrás las preocupaciones y despertarte aún más a un día que tiene mucho que ofrecerte. Hazlo en ayunas, antes de desayunar a fin de conseguir un efecto más óptimo. 

Da un abrazo

A lo largo del día pasamos tiempo con muchas personas con las que, generalmente, tenemos una relación superficial, mecánica. Y muchas grandes relaciones se han venido abajo por eso precisamente, por la falta de cariño o empatía a lo largo del tiempo. Si quieres darle a alguien un abrazo, ya sea a un compañero de trabajo o, principalmente, a tus amigos y pareja, hazlo. Te sentirás mucho mejor y estarás aportando una brizna de humanidad en mitad de una rutina demasiado acelerada. 

Escribe

En tu cabeza existen muchas ideas: sobre ti, sobre quienes te rodean, sobre el mundo en el que te ha tocado vivir. El problema es que nunca te animas a expresarlas, de modo que, ¿por qué no hacerlo con la escritura? Considerado como un medio terapéutico, escribir en las servilletas de la cafetería o detenerte en un parque de camino a casa pueden abrirte nuevas vías de expresión y liberación. 

Propónte un nuevo objetivo

La rutina es aún más rutina cuando no tenemos ilusión por algo. Sí, tienes viejos sueños y objetivos que nunca te llegaste a proponer porque no te creías capaz, pero posiblemente ya sea el momento de cambiar. Inspírate en Internet, conoce gente, anota ideas y trata de encontrar un nuevo sueño: ya sea un viaje, un proyecto o incluso una cita. 

Camina

En lugar de tomar el mismo metro de todos los días, ¿por qué no aprovechas para volver del trabajo andando? A veces, en las acciones más simples reside una gran paz, y en el hecho de caminar por la ciudad contemplando el atardecer o pensando en tus cosas puede aportarte ese preciado oxígeno tras una dura jornada.

0 comentarios:

Publicar un comentario