Show Mobile Navigation

lunes, 30 de octubre de 2017

,

5 beneficios de viajar solo

Alberto M - 18:17


Viajar solo sigue siendo visto por algunas personas como algo raro. ¿Y si te aburres? ¿Y no te da miedo? Muchas preguntas cuya respuesta muchos viajeros experimentados ya conocen. Porque aunque cueste creerlo, estos 5 beneficios de viajar solo te mostrarán la genialidad de poder moverte por el mundo sin compromiso y a tu aire.



Tu viaje


Cuando viajamos con otras personas, ya sea tu pareja o amigos, los gustos se reparten y no siempre conseguimos hacer de ese nuevo destino uno totalmente nuestro. Cuando viajas solo, tú decides todo lo concerniente a tu aventura: cuándo irte, qué ver, qué visitar y qué hacer. La mejor forma de extraer todo el potencial de un destino y adaptar a ti viejos sueños.


Conocer otras personas


Mucha gente, cuando se dispone a viajar sola, piensa que estará todo el tiempo consigo mismo, que no conocerá a otras personas. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Cuando viajas, ya sea en un hostel, durante una excursión, o incluso tomando una cerveza en la barra de un bar la gente es mucho más abierta y receptiva a la hora de entablar vínculos con otras.

Mayor seguridad en ti mismo


Viajar solo conlleva abrirte a nuevo lugar en el que todo es distinto: personas diferentes, un idioma distinto, experiencias que te esperan. La mejor forma de autoexplorarse y valerse por sí mismo, ya que solo tú tendrás el total control de tu orientación, dirección y, en definitiva, de esta nueva experiencia.

Reflexionar


Cuando viajamos solos, algo se despierta en nosotros. Tenemos la capacidad de ver con perspectiva el lugar y la vida que dejamos atrás, dejarnos inspirar por los nuevos aires y colores de ese lugar y apreciar lo que realmente es importante en nuestra existencia. Porque viajar no solo abre nuestra mente, sino también nos ayuda a descubrir nuestra posición actual en el mundo y saber qué dirección tomar para cuando hayas vuelto al “mundo real”.

Ser tú mismo



En otro lugar no hay viejos espejos en los que mirarnos, tampoco influencias ni condicionamientos. El hecho de ser anónimo en otro lugar nos permite sacar a relucir nuestro mejor yo y descubrir cómo nos resolvemos ante situaciones totalmente diferentes que nunca antes habíamos experimentado. Y para cuando termine, te habrás dado cuenta de que posiblemente has conocido a la mejor versión de ti mismo. Conocerte como nunca antes.

0 comentarios:

Publicar un comentario