Show Mobile Navigation

viernes, 18 de noviembre de 2016

Un padre encuentra a su hija 12 años después del tsunami del sudeste asiático

Alberto Piernas - 12:49


En la larga lista de catástrofes naturales acontecidas este milenio, y cuyo último nombre corresponde al debastador huracán Matthew, el tsunami que asoló el sudeste asiático el 26 de diciembre de 2004 continúa siendo uno de los más impactantes que recordamos. Olas de hasta casi 15 metros de altura que azotaron países como Tailandia y Sri Lanka, destruyendo todo a su paso y separando a familias que, durante años, han permanecido diseminadas, confundidas. El último caso ha sido el de un padre de Sri Lanka que se ha reecontrado con su hija 12 años después del tsunami acontecido en el sudeste asiático


La esperanza de un padre


La mañana del 26 de diciembre de 2004, M. Mowlana y su hija Sherifa, de tan sólo dos años y seis meses de edad, paseaban por el área costera de Hambantota, en Sri Lanka. Tras el clamor del mar, el infame tsunami, cuyas olas alcanzaron hasta los 15 metros de altura, barrió la zona, separando a padre e hija y arrastrando a esta última a casi dos kilómetros de distancia, siendo trasladada posteriormente al hospital. Tras el tsunami, Mowlana acudió a las estaciones policiales de Hambantota y Kataragama, donde no pudieron darle una respuesta. Finalmente, llegó al Debarawewa Hospital, donde descubrió que alguien se había llevado a Sherifa

Durante años, el padre de Sherifa buscó a su hija por todas partes, haciendo circular una fotografía por Internet que sería reconocida por uno de los familiares de la niña. M. Mowlana se trasladó a Kalmunai, donde reconoció a su hija gracias a ciertas marcas corporales y el evidente parecido físico. No obstante, en aquel momento dos mujeres compartían la crianza de la niña de catorce años, sumándose a la disputa por la custodia de Sherifa contra Mowlana en los tribunales. 

Finalmente, el juez Fiaz Razzak de Kalmunai cedió la custodia de Sherifa a su padre biológico, quien tras doce años de búsqueda consiguió lo imposible: aferrarse a una esperanza que yacía no muy lejos del lugar en el que la naturaleza le arrancó a su hija de sus brazos. 

Un padre de Sri Lanka encontró recientemente a su hija tras 12 años separados a raíz del tsunami del sudeste asíatico. Una historia que nos vuelve a reconciliar con una esperanza necesaria incluso en las situaciones más pesimistas. 

¿Te ha conmovido esta historia?

0 comentarios:

Publicar un comentario