Show Mobile Navigation

jueves, 27 de octubre de 2016

,

5 formas de relajarte al llegar a casa

Alberto Piernas - 12:07


Vivimos en unos tiempos en los que el estrés y la ansiedad se apoderan de nosotros, de ahí que encontrar la forma de separar trabajo y placer o  responsabilidades y ocio sea cada vez más complicado para según qué personas. Sin embargo, llegar a casa tras una dura jornada de trabajo y poder permitirnos un total relax es algo más que posible si aplicas alguna de estas 5 formas de relajarte al llegar a casa.

Pintar mandalas


Durante los últimos años, la cromoterapia ha alcanzado un auge traducido en talleres, sesiones y, también, libros de mandalas, última sensación para adultos estresados que encuentran en el arte de colorear estos símbolos indios un total estímulo a la hora de relajarse. Pintar estimula nuestro lado racional del cerebro inhibiendo las emociones, lo cual permite una total abstracción. 

Meditar


La meditación es un arte milenario quizás algo infravalorado por aquellas personas que nunca se ven capaces de sucumbir al total vacío de la mente. Si no puedes acudir a un centro de yoga y meditación por incompatibilidad de horarios, prueba a dejarte hipnotizar por alguna meditación guiada en Internet o, sino, trata de encontrar ese lugar de tu casa que te resulte acogedor y trata de dejar la mente en blanco durante diez minutos concentrando la atención en un pensamiento positivo. 

Darte un baño relajante


Otra opción más clásica y siempre eficaz es la de darte un baño rodeado de velas aromáticas mientras suena la música de fondo, ¿qué tal algo de Nina Simone? ¿O cualquier lista relajante en Spotify?. Que lo hagas acompañado o no ya queda a tu elección.


Leer un libro


Leer es otro placer infravalorado por un país en el que un 36% de sus habitantes asegura leer muy poco o nunca. Elegir el libro apropiado, taparte con tu manta y tomar un rico té mientras te dejas llevar constituye un perfecto plan que nos abstrae por completo de todos nuestros problemas cotidianos. Y si optas por literatura de viajes o ambientada en otros países, la sensación de evasión puede ser incluso aún mayor. 


Cultivar plantas


Si no vives en el campo pero sí tienes un balcón en casa puedes dedicar tu tiempo libre a cultivasr plantas y flores. Y es que a veces, los pasatiempos más sencillos son aquellos que realmente nos inspiran, pudiendo perderte entre esas macetas a las que regar e incluso hablar; sí, sí Al mismo tiempo, estarás contribuyendo al medio ambiente. Todo son ventajas. 






0 comentarios:

Publicar un comentario