Show Mobile Navigation

viernes, 12 de agosto de 2016

,

Pintar favelas: el arte como forma de cambiar Brasil

Alberto Piernas - 12:51


Gracias a Internet, la presencia el arte ha sucumbido a una condición superior (o diferente) a la de hace unos años, albergando ambiciones por cambiar un mundo en el que el arte urbano, la escultura o la voz de países sudesarrollados a través de la literatura pueden concienciar a Occidente de las ansias de cambio. Uno de los mejores ejemplos de esta cruzada pacífica recae en el proyecto Favela Painting, impulsado por el dúo artístico Haas&Hahn en las favelas de Rio de Janeiro.


Brochas en lugar de armas


Durante los Juegos Olímpicos 2016, los cuales se celebran actualmente en la ciudad brasileña de Río de Janeiro, muchas han sido las voces que han denunciado la transformación de los barrios pobres de la ciudad carioca a la hora de abrir paso a las instalaciones olímpicas. La seguridad se ha intensificado, los gritos se multiplican y la sensación de que la batalla siempre es ganada por los mismos ha impulsado a varios artistas extranjeros a denunciar esta situación, entre ellos el fotógrafo alemán Marc Ohrem-Leclef  con su proyecto Olympic Favela, el cual ilustra a varios vecinos de las favelas luciendo antorchas olímpicas en señal de protesta por las recientes movilizaciones.

Sin embargo, habría que remontarse algunos años atrás para conocer el impacto del arte en Brasil coincidiendo con la explosión del social media y la difusión de proyectos en Internet. En concreto, viajamos a la favela Vila Cruzeiro, una de las más grandes de Brasil.

Todo comenzó cuando en 2005 Jeroen Koolhaas y Dre Urhahn, dos holandeses, llegaron a este lugar para filmar un documental sobre el hip hop de las favelas. Poco a poco, y seducidos por el positivismo de las gentes de estos barrios cochambrosos, comenzaría el proyecto Favela Painting, amparado por la Fundación Firmeza, la cual a base de donativos comenzó a impulsar la revolución artística en las favelas de la mano de un dúo que pasó a llamarse Haas&Hahn.

Durante casi una década, ambos artistas han impulsado a los jóvenes de las conflictivas favelas a sustituir las armas por pinturas, dando como resultado la obra Boy with a Kite, un mural de 150 metros cuadrados, la obra inspirada en el arte japonés en el Río Cruzeiro, y una Praça Cantäo de Santa Marta cuyas casas lucen fachadas llenas de colores alegres. 

Tras finalizar la obra en 2013, el resultado de este proyecto artístico supone todo un ejemplo a esos otros muchos países en los que plantearse el arte como forma de reinventar la pobreza de sus barrios se convierte en algo más que necesario. 

0 comentarios:

Publicar un comentario