Show Mobile Navigation

jueves, 29 de enero de 2015

La Selección de Noruega volvió a ganar el Mundial de Gastronomía

Juan Pedro Diego - 12:01

Como si se tratase de un campeonato mundial de alguno de los deportes que aglutinan más aficionados en las gradas, así fue el último encuentro de los cocineros en la prueba culinaria más importante del planeta: la Bocuse d’Or, que este año ha ganado la Selección de Noruega, la segunda que más veces ha encabezado el podio.

Las banderas de los países participantes ondeaban como en un estadio de fútbol en el que se disputara un partido de selecciones nacionales. El cronómetro corría en contra de los participantes, vestidos con impolutos uniformes blancos y gorros de chimenea, todos ataviados como los grandes cocineros que son. Y de fondo un público entregado voceando a sus favoritos, entre los que estaban Francia, Perú, Argentina, España y la finalmente ganadora: Noruega.
La XV Bocuse d’Or se volvió a celebrar en Lyon, la ciudad francesa más representativa de la gastronomía gala. Dos días en los que cocineros de multitud de países se han enfrentado a fogones y recetas para conquistar a un férreo jurado, a quienes no se lo han puesto nada fácil.
La prueba responde al patrón de los grandes eventos deportivos, así lo quiso su ideólogo: el chef francés Paul Bocuse, que además de prestar su nombre tuvo la iniciativa de poner a la cocina a la altura de los deportes de masas. En la prueba, dos docenas de cocineros luchan por ocupar un podio, que en los últimos quince años se han disputado en la mayoría de las ocasiones Francia y Noruega, respectivamente en número de oros conseguidos.
El calor de público y de los fogones anima a los cocineros a poner sobre la mesa del jurado dos platos: uno de carne y otro de pescado, que deben elaborar desde cero en 5 horas y 35 minutos (curioso tiempo).
Por supuesto no es todo tan fácil como traer ensayada de casa la receta. En esta decimoquinta edición los ingredientes protagonistas eran la trucha y la gallina de Guinea. Al que se sumó el ingrediente sorpresa el día antes de que se iniciara la prueba. Este año ha sido el apio.

El oro volvió a recaer en el concursante noruego, el chef Orjan Johannessen; la plata se la agenció Estados Unidos, gracias a los platos elaborados por Philip Tessier y el bronce se lo colgó Tommy Myllymaki, representante de Suecia. España quedó en el penúltimo puesto, pero dejó buen sabor de boca.

0 comentarios:

Publicar un comentario