Show Mobile Navigation

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Primer viaje del tren que une China con España en 20 días

Juan Pedro Diego - 10:52
“¡Mercancías al tren! El tren con origen Yiwu y destino Madrid-Abroñigal, va a efectuar su salida”. Esta frase es la que se podría haber escuchado, en chino, claro está, el pasado 18 de diciembre a las 11 horas de la mañana cuando se inició el mayor viaje en tren de la historia.
Al convoy se le conoce como Yixin Ou. Desde que partió de la estación de Yiwu, al suroeste de Shanghai, hasta su destino final, la estación madrileña de Abroñigal deberá recorrer 13052 kilómetros, realizar tres cambios de vía y hasta 100 cambios de maquinistas en la que se podría convertir en la nueva ruta de la seda procedente de oriente, pero esta vez con viaje de vuelta cargado de productos de la península.
El gobierno chino, conocedor de su potencial y la buena acogida de los productos del gigante asiático en España, ha invertido 32000 millones de euros en hacer realidad este proyecto. El tren, con una capacidad inicial de 82 TEUS (41 contenedores de 12 metros de largo), tiene prevista su llegada a Madrid entre los días 7 y 9 de diciembre. Llega con el tiempo justo, pero será bien acogido por los comerciantes del polígono industrial Cobo Calleja, principales fletadores del cargamento de juguetes, tecnología e informática que portan los contenedores del Yixin Ou.

La nueva ruta de la seda por ferrocarril atraviesa varios países: Ucrania, Kazajistán, Rusia, Polonia, Bielorrusia, Alemania y Francia, antes de cruzar el pirineo y pasar por Irún, camino de Madrid. Esta es la primera vez que un tren hace un trayecto de este tipo de forma continuada. Superando en casi el 50% la longitud del Transiberiano. La epopeya es coyuntural, a tenor de las fechas navideñas, si bien los responsables de la iniciativa pretenden establecer una línea permanente España - China por ferrocarril a partir de marzo de 2015.

Para los comerciantes el viaje merece la pena. El tren tarda dos semanas menos que el viaje en los grandes barcos (por cierto se ha botado el último gigante del mar hace unos días). El precio por cada contenedor es similar a la alternativa marítima: 2500 euros, con la ventaja de que la mercancía llega casi a la puerta de casa. Aunque no sin riesgos. El tren debe atravesar por la convulsa Ucrania y por páramos de la estepa rusa que a primera vista deshabitados. Para evitar robos, el tren cuenta con seguridad privada y sistemas de alerta. Todo para asegurar que los Reyes Magos este año lleguen cargados de regalos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada