Show Mobile Navigation

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Los deportes más raros del mundo

Juan Pedro Diego - 9:18
No todo es fútbol en el mundo de los deportes, y así nos lo demuestran los deportistas españoles que cada año ganan más medallas, se suben en los podios y copan las portadas de los medios de comunicación. Pero tampoco todos los deportes son usuales. En los últimos años están llegando a España disciplinas deportivas nunca vistas antes, como golpear un pelota con una especie de caza mariposas, “navegar” en tierra firme y otros tantos deportes raros.

El blokart (‘blow’, soplar, y ‘kart’, carrito) es uno de los deportes que han llegado hace unas décadas a España. Se trata de navegar por tierra firme con la ayuda del viento y una suerte de silla de ruedas adaptada para bajar el centro de gravedad y darle estabilidad. Una vez subido, un par de drizas permiten aprovechar las rachas de viento para dirigir el “carricoche” a donde se quiera, al igual que un óptimis en el mar.
Quizás el deporte más paritario sea el “korfball”, una modalidad de baloncesto en el que se juega en equipos mixtos a partes iguales, cuatro mujeres y cuatro hombres. Ya tienen su propia liga y viajan de ciudad en ciudad sumando puntos en su peculiar campeonato. En la pista no hay tablero. Solo dos equipos con cuatro jugadores en una mitad y otros tanto en la otra. Defender y atacar. Para hacer más animada la disciplina, cada dos canastas se cambian los papeles y los que atacan pasan a defender y viceversa. Por cierto, el balón no se puede botar, así que el juego es muy dinámico y activo. Una alternativa a los deportes tradicionales donde los hombres parecen ser los únicos protagonistas.
En España estos deportes los catalogamos como raros, pero no porque sus técnicas sean extrañas, sino por lo inusual de la disciplina en nuestra cultura. El korfball, por ejemplo, se juega en los Países Bajos desde principios del siglo XX. Fueron pioneros en poner en práctica ideales liberales y buscar alternativas a los deportes puramente masculinos.

La falta de práctica de estos deportes hace que muchos de quienes los practican deban acudir a YouTube y ver vídeos en otros idiomas para aprender sus técnicas y reglas. Aunque lo que más les molestas a estos deportistas “raros” es que algunos personas le pregunten si es una especie de entrenamiento para jugar al fútbol, como si en el mundo todo se redujera a darle una pelota a un grupo de 22 hombres y soltarlos en un campo.

0 comentarios:

Publicar un comentario