Show Mobile Navigation

miércoles, 17 de diciembre de 2014

“España es uno de los Estados que más ha derrochado fondos comunitarios en aeropuertos"

Juan Pedro Diego - 10:20

Una delegación del Tribunal de Cuentas de la Unión Europea se está paseando por los países miembros comprobando en qué se han gastado los dineros de los fondos públicos, concretamente las partidas destinadas a transporte aéreo. Con los datos en la mano, para el tribunal “España es uno de los Estados que, a luz de los datos, más ha derrochado fondos comunitarios en aeropuertos".

A nuestro país la Unión destinó la cuarta parte del presupuesto total destinado a inversión en infraestructuras aeroportuarias. Aquí han llegado 700 millones de euros en lo que va de siglo (2000 a 2013). Esa cantidad procedente de fondos europeos se repartió entre ocho aeródromos españoles: Badajoz, Burgos, Fuerteventura, La Palma, Madrid-Barajas, Murcia, Vigo y Córdoba, siendo el aeropuerto cordobés el paradigma de la mala inversión.
Según la Unión Europea la inversión realizada en muchos de esos aeropuertos no estaba justificada y no era necesaria. El aeropuerto de Córdoba, por ejemplo, sufrió una remodelación consistente en ampliación de pistas y de espacio para estacionamiento de aeronaves. Las obras supusieron grandes inconvenientes para parcelas residenciales colindantes, justificando las molestias en un supuesto incremento del tráfico de pasajeros que nunca llegó a producirse.
De los 85 millones de euros que se destinaron en 2008 (ya en situación de crisis) para la ampliación del aeródromo, 13 procedían de Europa. Desde entonces el tráfico de pasajeros ha caído un 70% y el aeropuerto, lejos de recibir aviones comerciales, se usa para actividades recreativas y de aeronaves oficiales, como el helicóptero de Salvamento Marítimo que se ve en la imagen.

El Tribunal de Cuentas considera que Córdoba se encuentra en el área de influencia de dos grandes aeropuertos: Málaga (5º en tráfico de pasajeros) y Sevilla (en el puesto 11), descontando el de Granada. Todos a menos de dos horas de viaje en coche. Y eso sin tener en cuenta las infraestructuras del AVE, que tarda 40 minutos en llegar a Sevilla y algo más de una hora y media hasta Madrid. "En definitiva: no tenía ningún sentido su ampliación, no había razón técnica", indican uno de los responsables del examen al que se han sometido todos los países miembros que recibieron este tipo de ayudas, entre ellos Grecia, Italia, Polonia y Estonia.

El consuelo del Tribunal (y el nuestro) es que se han endurecido las normas de concesión de los fondos para estos asuntos.

0 comentarios:

Publicar un comentario