Show Mobile Navigation

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Los insectos son nuestra próxima comida

Juan Pedro Diego - 9:32

A partir de ahora cuando entre un mosquito en la habitación mientras duerme, escuche el típico grillo bajo la ventana o una mosca comience a rondarle como un satélite a un planeta, no piense que son meros insectos, podría ser el principal ingrediente de su próximo menú. Es una idea que se está lanzando desde varios estamentos y que cada vez está tomando más fuerza. En países orientales los insectos (grillos, saltamontes, gusanos…) ya forman parte de la dieta habitual. Se pueden adquirir en establecimientos a pie de calle y son muy valorados por su aporte de proteínas. En occidente el problema es “la reacción visceral hacia los bichos: es el factor asco”, dice Arnold van Huis, un experto en alimentación de la Universidad de Wageningen (Países Bajos).

El aumento exponencial de la población mundial (no así en España, con tasas de natalidad por los suelos) lleva a científicos y empresas a buscar alternativas alimentarias capaces de satisfacer la demanda de 9000 millones de personas. El número de humanos que habitarán la tierra en 2050 según la ONU.

Estudios recientes están proponiendo soluciones para eliminar la reacción de asco hacia los insectos e integrarlos en la dieta de occidente. No se trataría de comer grillos fritos (una experiencia culinaria muy asentada en oriente), sino de crear subproductos que sean fácilmente asimilables por nuestros hábitos alimenticios. Hacer harina de insectos, como se hace harina de pescado, es una de las soluciones con más apoyos. A partir de esa harina los insectos podrían pasar a formar parte de recetas de pastas, tortas, dulces y multitud de alimentos adecuados para todos los públicos.

A favor de la incorporación de los insectos a la dieta está su alto aporte proteico. Un compuesto básico para la vida que se encuentran en las carnes. Por poner un ejemplo: las proteínas que aporta la “carne” de grillo son similares a las del salmón (20%), pero con la mitad de grasas (5%, como el pollo). Los cálculos llevados a cabos demuestran que el grillo tiene más parte comestible de su cuerpo que cualquier otro animal de nuestra dieta; 80%, frente a la vaca de la que se aprovecha el 40%. Así mismo, la producción de insectos puede aliviar a los vertederos y su coste de producción es similar al de animales de gran tamaño.

Así que la próxima vez que veas una mosca, piensa que podría estar en tu bocadillo.

0 comentarios:

Publicar un comentario