Show Mobile Navigation

miércoles, 29 de octubre de 2014

Bicicletas para la nieve

Juan Pedro Diego - 13:07

Concluye el mes de octubre y la temperatura no se presta a descender de los veinte grados, a pesar de eso estamos convencidos de que este año nevará y volverá a hacer un frío que nos hará echar de menos al verano. Mientras llega el esperado frío, las estaciones de esquí ya preparan sus forfait y las pistas que en unas semanas recibirán los primeros copos de agua helada. Y para cuando llegue ese momento, el de enfundarnos el traje y montarnos en los esquís para descender las blancas laderas nevadas, proponemos una alternativa: esquiar en bici.

A pesar de que la idea de entrada resulta poco cuerda, son varias las empresas que desde hace más de un siglo ofrecen bicicletas para la nieve, con mejor o peor resultado. El primero en realizar la hazaña fue un americano apellidado Stevens, quien patentó en 1892 la primera bicicleta apta para esquiar. El ingeniero sustituyó la rueda delantera por una suerte de esquí y “bautizó” el ingenio como “Ice Velocopide”. A nuestro amigo lo siguieron varios ingenieros de sendos lados del Atlántico, con diversa fortuna en la aventura.

1954 supuso la institucionalización del uso de la bicicleta en la nieve. Fue entonces cuando nació la Federación internacional de Skibob, organizando la primera competición con estos originales vehículos de que se tiene constancia. En España la idea cuajó como los primeros copos de nieve sobre los picos más altos. En la estación de esquí de Sierra Nevada había hasta 2012 una empresa que ofrecía sus “trineos con manillar” para descender las faldas del Mulhacén.

Si quieres convertir tu bici en una auténtica bicicleta de nieve puedes hacer lo que idearon en Ktrakcycle, una empresa que fracasó, pero que ofrecía poner un esquí en la rueda delantera y un sistema oruga en la trasera, cual si fuera la bici un engendro industrial entre bicicleta y moto de nieve. Por 540 dólares ofrecían el artilugio que parece no tuvo mucho éxito. Quienes sí esperan tener éxito son los responsables de Rocky Mountain, con su modelo Blizzard. Aquí no cabe buscar el esquí por ningún sitio. Más bien parece que la bicicleta se hubiese tomado dos botes de esteroides caducados y le hubiesen crecido las ruedas. Si te gusta el invento puedes solicitarlo. Se hace bajo pedido y previo pago de 1800 euros, o mejor dicho, su equivalente canadiense, donde fabrican el ingenio.

0 comentarios:

Publicar un comentario