Show Mobile Navigation

miércoles, 17 de septiembre de 2014

El cambio climático robará olas a los surfistas

Juan Pedro Diego - 11:44

Las playas de Lanzarote, el Golfo de Cádiz y la Costa cantábrica podrían dejar de ser un destino privilegiado para quienes practican el surf si se confirman los últimos estudios presentados por diversas instituciones académicas. A causa del cambio climático los regímenes de vientos y tormentas que producen las olas podrían modificarse sustancialmente, reduciendo el número de días en los que se puede disfrutar de grandes olas. Así se desprende de dos estudios presentados recientemente.

En Australia, Andrew Dowdy, doctor e investigador en el Centro de investigación del clima y la meteorología de Australia, prevé una disminución de los días en los que habrá grandes olas. Los estudios indican, que de cumplirse las expectativas, en 2100 los surfistas australianos tendrán un 28% menos de días de grandes y enormes olas. Según el investigador, este hecho se deberá a un paulatino aumento del nivel del mar, provocado por la elevación en la temperatura media del planeta, que a su vez es responsable de que se derritan las grandes masas de agua congelada sobre los continentes. Este aumento de la temperatura supondrá una reducción en las tormentas regionales que azotan la costa este de Australia. Tormentas que generan enormes olas de varios metros de altura y en las que los amantes del surf hacen piruetas imposibles. Para Andrew Dowdy es muy probable que haya “menos días con olas gigantes”, así lo hace constar en un artículo publicado en la prestigiosa revista Nature.

El hemisferio norte tampoco se escapa de las consecuencias del cambio climático. Para el Grupo de ingeniería oceanográfica y de costas de la Universidad de Cantabria, junto con la Agencia española de meteorología, los datos muestran tendencias poco halagüeñas. En la actualidad se está experimentando un aumento del nivel del mar próximo a 2,5 mm al año. Lo que supone que para 2050 el nivel del mar podría subir 0,155 metros respecto al nivel actual. Este cambio y la modificación de las corrientes marinas y las grandes corrientes de aire, provocará que algunas zonas de la costa española también sufran la escasez de olas. En el Golfo de Cádiz, concluye el estudio, hay una “tendencia negativa muy clara en energía del oleaje”. Mientras Canarias podría experimentar más temporales del Norte y Cantabria “un aumento de la energía del oleaje”, al igual que en Galicia, con predominio de los temporales de componente oeste.

1 comentarios: